1
Que el poeta, en su misión
sobre la tierra que habita,
es una planta maldita
con frutos de bendición.
( I, pág. 25)



2
Poeta, si en el no ser
hay un recuerdo de ayer,
una vida como aquí
detrás de ese fragmento...
conságrame un pensamiento
como el que tengo de ti.



3
Hay una antigua capilla
Pobre por su antigüedad,
Negra por su oscuridad,
Revocada por la villa,
Donde se lee en un rincón
Más que con ojos con manos:
AQUÍ LOS RESTOS HUMANOS
DE DON PEDRO CALDERÓN.



4
Allí el placer es la vida,
Siempre luce en calma el cielo,
Siempre hay flores en el suelo
Y en el ambiente azahar.
¡Ah!, si por dicha algún día
tenéis lanzas y corceles...,
aprestad vuestros bajeles
y botadlos a la mar.