El poeta romántico es un iluminado, un profeta tocado de la mano de Dios, frente a esto nos encontramos con el artista dieciochesco, más profesionalizado y dependiente de su menester y de la sociedad. El escritor Vallisoletano llega a crear la imagen de sí mismo como un ser diferente, dotado de extrañas fuerzas preceptoras.