Zorrilla es el romántico por definición, como toda su obra constata, si bien se puede ver en sus escritos una moderada evolución, un intento de adaptación a las modernas corrientes.