Buena parte de la producción de Zorrilla se halla transida por el enigma del hombre que se sabe caduco, que se ha sobrevivido a sí mismo y a su época. Su razón fue que vivió más allá de razonable.