El Sur

El trabajo inacabado

El Sur es el segundo largometraje de Víctor Erice, una adaptación del relato homónimo de Adelaida García Morales que recupera las obsesiones y motivos de El espíritu de la colmena: la posguerra, la niñez y la pérdida de la inocencia, el triángulo amoroso…

Querejeta decide asumir la producción del proyecto de Erice y prepara una colaboración internacional: por eso aparecen actores como Omero Antonutti, Aurore Clément y Germaine Montero. La película esta preparada para acercarse a un público amplio, así que Erice tuvo que abandonar su hermetismo y elaborar su trabajo condicionado por esta circunstancia. Sin embargo, la segunda mitad quedó sin rodar, así que el resultado es una película notablemente críptica y misteriosa. El productor paralizó el rodaje porque decidió que ya había material suficiente para construir un texto coherente y enviarlo al festival de Cannes.

Para Erice, este es un trabajo inacabado con una narración incompleta. La película está llena de lagunas e inconexiones, fruto de la amputación que sufre. Aunque simultáneamente, estas inconexiones dotan al trabajo de un acentuado halo poético y una atmósfera de desconcierto y soledad.

La película fue galardonada entre otros muchos con el Premio de la crítica de Burdeos 1984, Premio ASECAN 1984 a la mejor Película Española, Premio FILM-HISTORIA 1983, a la mejor película, y acudió a los festivales de Cannes y Locarno.

El Sur

La película es una indagación psicológica en la memoria. Estrella nos va destapando la personalidad de su padre, quién fue Agustín realmente.

El Agustín zahorí propenso a la soledad y la reclusión voluntaria nos dan la imagen de un hombre con un enorme poder pero que carga un dolor igual de grande. Estrella descubrirá que es una mujer la causa principal de esa angustia. Irene Ríos, el nombre que Agustín escribía en papeles escondidos, es una actriz de películas de baja estofa que un día aparece en las carteleras del cine de esa ciudad del norte donde ellos viven. Irene Ríos es ese recuerdo del Sur, la cuna de agustín, la tierra que tuvo que abandonar debido un traumático desencuentro con su padre y a una profunda frustración amorosa.

En una nueva interpretación del complejo de Electra, Erice nos muestra la indagación casi incestuosa que Estrella hace sobre su padre. Ese pasodoble que Agustín y ella bailaron el día de su primera comunión no se repetirá años más tarde cuando ambos se reencuentren en el mismo Gran Hotel. El pasodoble suena de nuevo, pero ellos ya no son los mismos. Quienes sí bailan son los que allí al lado celebran una boda, representando la culminación frustrada de la relación de Estrella con su padre. Fracasada su relación con su hija y con Irene Ríos, Agustín se suicida común tiro de escopeta. A Estrella le queda su péndulo, una multitud de recuerdos y un regreso a sus orígenes: “Por fin iba a conocer el Sur”.

 


 

El Sur (1983)

Director: Víctor Erice. Guión: Víctor Erice, basado en el relato de Adelaida García Morales. Intérpretes: Omero Antonutti (Agustín Arenas), Sonsoles Aranguren (Estrella con ocho años), Icíar Bollaín (Estrella con quince años), María Massip (Estrella adulta, voz en off), Lola Cardona (Julia), Rafaela Aparicio (Milagros), María Caro (Casilda), Francisco Merino (Enamorado), José Vivó (Camarero), José García Murilla (Chófer), Aurore Clément (Laura-Irene Ríos), Germaine Montero (Doña Rosario). Fotografía: José Luis Alcaine. Música: Cuarteto de cuerda en Fa mayor de Maurice Ravel, Quinteto en Do mayor de Franz Schubert, Danzas españolas de Enrique Granados, temas populares. Script: José Luis Linares. Auxiliar: John Haaley. Director de Producción: Primitivo Álvaro. Productor delegado: Jean Pierre Fougez. Ayudantes: Víctor Albarrán y Ricardo Albarrán. Regidor: Ricardo Hebrero y Nacho Soriano. Operador: José Luis Alcaine. Segundo Operador: Alfredo F. Mayo. Ayudante de cámara: Santiago Zuazo. Operador de vídeo: Domingo Martín Mateo. Montador: Pablo G. del Amo. Ayudante: Esperanza Cobos. Auxiliar: Josefa Ferre. Decorador: Antonio Belizón. Diseño de vestuario: Maiky Marin. Sastra: Ana María Infante. Maquillador: Ramón de Diego. Peluquera: Consuelo Zahonero. Ingeniero de sonido: Bernardo Menz. Microfonista: Miguel Polo. Jefe de electricistas: Victoriano Romera. Jefe de maquinistas: Antonio Fernández Santamaría. Sonorización: Antonio Illan. Laboratorio: Madrid Film S. A. Distribución: C. B. Films. Producción: Elías Querejeta P. C., Chloe Productions y TVE (España-Francia). Color. Duración: 93 minutos.

Sinopsis

En 1950 Agustín se suicida. Desde ese momento, su hija, Estrella recuerda el pasado de su padre. Su familia se establece en el Norte en busca de trabajo. Agustín es zahorí, y tiene un poder especial que alimenta recluyéndose en el desván. Un día Estrella encuentra unas postales y descubre el Sur, los orígenes de su padre.

El día de la comunión de Estrella llegan a la casa Milagros y la abuela de estrella. Milagros, una mujer del sur, le habla a Estrella del pasado de Agustín y sus conflictos con su padre. Estrella está preocupada porque cree que Agustín no asistirá a su comunión, ya que él nunca va a misa. Pero el día de la comunión, el padre aparece sorprendentemente al fondo de la iglesia. Después de la comida, padre e hija bailan un pasodoble. La abuela y Milagros regresan al sur.

Estrella descubre un papel en el que su padre ha escrito el nombre de una mujer, Irene Ríos. A pesar de sus indagaciones, no consigue averiguar nada sobre ese nombre. Pero cierto día, el nombre de Irene Ríos aparece en la cartelera de un cine de su ciudad. Estrella descubre que Agustín ha asistido a la película. Agustín escribe una carta a Irene Ríos pero ésta le rechaza. Desesperado y angustiado por lo perdido, primero intenta sin éxito huir al Sur y más tarde se recluye en soledad dentro de su propia casa.

Tras una elipsis narrativa, tenemos a Estrella en plena adolescencia. Un día Agustín la invita a comer al Gran Hotel, donde Estrella celebró su primera comunión. El padre intenta recuperar los lazos que ya no le unían a su hija. Estrella repregunta por Irene Ríos, pero él camufla la verdad. Suena aquel pasodoble que un día bailaron, pero las cosas han cambiado mucho desde entonces.

Agustín se suicida, y entre sus pertenencias, Estrella descubre el recibo de una conferencia telefónica a un número del Sur el mismo día de su muerte. Estrella prepara un viaje, por fin iba a conocer el Sur.