JUEGO DE NARRADORES

En La tía Julia y el escribidor nos encontramos con dos narradores fundamentales, que van entremezclando sus historias:

1- Mario Vargas Llosa narrador, que cuenta una etapa de su vida, en la que estaba estudiando, trabajando... y cuya única obsesión era poder ganarse la vida con su escritura y vivir en una buhardilla en París.

2- Pedro Camacho narrador, un guionista de radionovelas de muchísimo éxito con unos extraños hábitos a la hora de escribir: trabaja durante dieciocho horas al día en cuartos oscuros, disfrazándose de sus personajes, ...

Los dos narradores se van entremezclando en el libro: en los capítulos impares Mario nos cuenta su historia; y los pares están dedicados a fragmentos de las radionovelas de Pedro. Mientras la historia de la tía Julia y Mario va tomando forma, los guiones de Pedro Camacho se van entremezclando, dada la locura progresiva de la que el pequeño individuo no puede escapar. Al trabajar durante tanto tiempo al día, Pedro confunde los personajes de sus historias, y como consecuencia también confunde al lector.

Al final de la novela Mario nos da la explicación de porqué la locura de Pedro Camacho, y de esta forma las dos historias que forman la novela quedan resueltas: el matrimonio entre Julia y Mario; y el despido de Pedro Camacho a consecuencia de su locura.