El CD-ROM

Introducción

Con el paso del tiempo los ordenadores personales se han ido convirtiendo en herramientas cada vez más potentes, más pequeñas y más baratas. sin darnos cuenta, cada día pueden hacer más cosas y más rápidamente. Pero este aumento de potencia va generando a su vez unos problemas de almacenamiento que aumentan incesantemente.

Antes de aparecer el estándar del PC-compatible (lo que ocurrió a principios de la década de los 80), para almacenar los programas y datos en los ordenadores se utilizaban unos discos flexibles (diskettes o disquetes) bastante grandes (de 8 pulgadas) con muy poca capacidad (64 kbytes), pero que era más que suficiente para aquella época.

después surgió la necesidad de más espacio y se mejoraron esos discos. Con la llegada de los PC-compatibles, se introdujeron los disquetes de 5 ¼ pulgadas (ya con 360 kbytes) y unos discos rígidos o duros no extraíbles del ordenador, con una capacidad enorme para el momento (10 Mbytes). Entonces parecía que con eso habría suficiente para toda la vida... ¡Nada más lejos de la realidad!.

Aumento de potencia

Los programas y las aplicaciones han sido y son cada vez más potentes y sofisticados. Por eso, según se van adaptando al avance tecnológico del hardware, van necesitando más espacio en disco para alcanzar toda la información necesaria. En la actualidad, los disquetes tienen 1,44 Mbytes (con un tamaño de 3 ½ pulgadas), mientras que una capacidad normal de disco duro es de unos 600 Mbytes.

Pero ya hay programas que ocupan más de 50 Mbytes si se instalan completos (y aún más si se quieren tener en el disco duro todos los elementos auxiliares, tales como gráficos y tutoriales), por lo que esa capacidad ya no resulta suficiente para un usuario individual (y no digamos para sistemas multiusuario). Por eso se están empezando a utilizar ya discos con varios Gigabytes (es decir miles de Megabytes).

Almacenamiento masivo

LLegados a este punto comenzaron a surgir otros medios de almacenamiento masivo, pero no alejados del punto de trabajo, sino en línea (es decir, activos para ser utilizados en cualquier momento). Y es aquí donde entra en escena la tecnología CD-ROM, un sistema de gran capacidad de almacenamiento (con una capacidad de más de 650 Mbytes, equivalente a unos 500 disquetes), y con un precio reducido (el precio real de una copia de CD-ROM ya es tan bajo que hasta lo regalan en la mayoría de las revistas informáticas, igual que si fuera un disquete).

La tecnología que utiliza el sistema CD-ROM es óptica, basada en procedimientos de luz láser. Por ello, es mucho más resistente, duradera y segura que cualquier tecnología de tipo magnético de las habitualmente empleadas, lo que la hace realmente atractiva para imponerse poco a poco en el mundo informático.

Historia

El concepto del CD-ROM proviene del CD musical. Y la creación del CD musical (también llamado CD-DA, cuyas siglas corresponden a Compact Disc-Digital Audio, lo que significa disco compacto de sonido digital) pertenece a un proyecto conjunto entre las multinacionales Sony y Philips que se plasmó en el año 1.980, cuando se llegaron a describir y especificar todas las características de este nuevo sistema.

de esta forma, toda compañía que deseara diseñar y/o fabricar lectores o discos en este sistema, tendría que cumplir por completo con toda la normativa mencionada, de modo que todos los discos deberían ser absolutamente compatibles, pudiendo reproducirse en cualquier unidad lectora.

Actualidad

Cada año se multiplica el número de discos CD-ROM que aparecen en el mercado, con todo tipo de información, desde los más sencillos juegos hasta las más complejas aplicaciones multimedia, pasando por todo tipo de programas ofimática.

Hay discos con enciclopedias y diccionarios completos, con bases de datos de todo tipo, con complicadas aplicaciones, con programas compartidos (shareware), juegos, imágenes (cliparts), fuentes, programas educativos, demostraciones... y hasta guías telefónicas o el propio Diccionario de la Real Academia de la Lengua, así como material específico en todos los campos de la ciencia, desde la medicina a los terrenos legal, financiero, de la ingeniería y cualquier otro.

Como ejemplo de estar a la última, podemos mencionar que los diarios El Mundo y El Periódico ofrecen semestralmente todos sus números en CD-ROM a un precio increíblemente bajo. A esta iniciativa se irán sumando sin duda, todos los diarios y revistas de información, así como los boletines (especialmente los de carácter legal o administrativo).

Conceptos básicos

el significado de las siglas CD-ROM es Compact Disc Read-Only Memory, lo que traducido al castellano significa disco compacto con memoria de sólo lectura. Esto indica que, a diferencia de lo que sucede con los discos magnéticos (tanto discos duros como disquetes), los datos que contiene un CD-ROM sólo pueden leerse, no siendo posible escribir información en él

La imposibilidad de grabar datos en CD-ROM era una de las condiciones de partida del sistema en el momento de su creación. Sin embargo en la actualidad ya existen unidades que pueden leer y grabar datos, aunque la técnica que está utilizándose para ello es ligeramente diferente a la del CD-ROM original y , además, aún no está lo suficientemente normalizada.

No obstante las bases del sistema están muy claramente definidas y fuertemente establecidas, por lo que no parece que vayan a modificarse substancialmente en un futuro próximo. Y menos aún con la integración en el mundo informático actual, ya que cualquier modificación está "obligada" a mantener la compatibilidad con los equipos existentes.

¿Cómo funciona un CD-ROM?

El sistema CD-ROM utiliza un sistema de lectora óptico, basado en un rayo láser, de modo que no se produce ningún contacto de la cabeza lectora con el disco; por lo que no se genera ningún desgaste, ni en la cabeza, ni en el propio disco

El rayo láser puede controlarse mejor que ningún otro tipo de luz. Por ejemplo puede enfocarse sin difusión sobre cualquier punto o superficie con un diámetro mínimo. En el sistema CD-ROM se enfoca sobre la superficie del disco con un diámetro de sólo 0,6 micras, que es la anchura de la pista del disco. La separación entre pistas conjuntas es de 1 micra.

Aspecto físico

El disco CD-ROM tiene un aspecto físico exactamente igual que el CD musical que todos conocemos. Tiene 12 centímetros de diámetro y un grosor de 1,2 milímetros.

El material con que está construido cada disco es una plancha de policarbonato transparente, una fina capa de aluminio reflectante (que es la que contiene la información) y todo ello está recubierto con una capa de barniz plástico con carácter protector.

La información del disco únicamente está contenida en una cara, justo la contraria a la que tiene pegada o serigrafiada la etiqueta. en el centro del disco existe un orificio también circular, con un diámetro de 1,5 centímetros que sirve para que la bandeja dela unidad sujete el disco. El peso es de unos 20 gramos

Sistema de lectura

Mientras el disco gira en la bandeja que le soporta, el rayo láser incide sobre la superficie, después de haber pasado por varios elementos que permiten ajustar la luz: una rejilla de difracción, un espejo semirreflectante, una lente colimadora y una lente de enfoque.

El reflejo del rayo (que se produce al incidir sobre la placa de aluminio) rebota sobre el espejo semirreflectante, que lo dirige hacia un fotodiodo receptor, que puede leer las variaciones emitidas y transformarlas en impulsos eléctricos.

el fotodiodo envía las señales ya transformadas electrónicamente, a los circuitos procesamiento de la señal, proporcionando una salida de la información que puede ser comprendida por cualquier equipo que se adapte a la normativa.

Pits y lands

La capa de aluminio que contiene la información está llene de irregularidades (a las que podríamos llamar "baches"), de manera que cuando hay un hueco se llama land, y cuando hay una cresta se llama pit. Esas irregularidades son precisamente las que contienen la información del disco.

La diferencia de altura entre los pits y los lands es exactamente, de media longitud de onda de la frecuencia que incide sobre la placa de aluminio. De esta manera, se consigue que el fotodiodo que recibe el reflejo del rayo láser pueda diferenciar entre el reflejo de un pit y el de un land.

La información se obtiene realmente de la transición entre los pits y los lands. Cuando se pasa de un land a un pit (o viceversa) se considera que se lee un 1 (es decir, se ha producido un cambio en la lectura). Sin embargo, cuando se pasa de land a land o de pit a pit, se considera un 0 (porque no se ha producido ningún cambio)

Características del CD-ROM

El CD-ROM tiene múltiples ventajas como almacén y medio de distribución de datos, con características de elevada duración, con una normalización mayor que ningún otro hardware, gran capacidad, compatibilidad con los Cds musicales y compatibilidad con otros sistemas y plataformas informáticas.

Los discos del sistema CD-ROM no son difíciles de reproducir en un proceso que además resulta muy barato. Por todas estas razones cada vez se extiende en mayor medida el uso del CD-ROM, que poco a poco está entrando en todas las empresas y hogares que disponen de algún sistema informático.