CANTO GREGORIANO

INDICE

*      HISTORIA

*      CARACTERISTICAS GENERALES

*      EL ESCENARIO

*      LA ESCRITURA

*      LOS MODOS EXPRESAN SENTIMIENTOS

*      VOCABULARIO

*      LINKS

 

 

  

 

HISTORIA

 

 

De origen romano, es un tipo de canto litúrgico que se implanta definitivamente en la Península Ibérica a finales del siglo XI, suplantando al canto mozárabe, a la par que la liturgia del mismo origen desplazada a la existente.  

1.1   Período antiguo y Medieval:

 

El prestigio de Roma, sede de la Iglesia católica, hizo que alguna de sus prácticas litúrgicas fuesen imitadas por las iglesias periféricas. Aunque en la Península Ibérica había un rito y unos cantos propios, concilios como los de la ciudad de Praga terminaron imponiendo el rito Romano.

En España, el S.VI, representará la época del renacimiento Visigótico y de sus grandes figuras, pero la llegada de la cultura y religión árabes, después del 711, relega las costumbres cristianas de los visigodos, ritos y cantos ya en decadencia, a un estado de postración.

1.   1.2     La aparición del canto Gregoriano en la Península Ibérica:

En el siglo X, las iglesias y los monasterios Europeos se vuelcan en la fijación por escrito del canto transmitido hasta entonces por tradición oral. Con una técnica gráfica de gran calidad, se copian en los scriptoria hispánicos magníficos códices, algunos de los cuáles se han conservado. En ese período precisamente anterior a la supresión del rito hispánico, S.X y XI, en la vecina Aquitania se desarrolla un sistema que supuso la perfección de la escritura musical.

Cataluña fue la primera región que adoptó el rito romano Carolingio y el canto que lo acompañaba, el Gregoriano. A ello contribuyó el uso, desde principios del siglo IX de los libros Romano-francos en los monasterios que habían aceptado la regla de San Benito. El 1067 se introducía éste rito en el monasterio de Leyre (Navarra) y poco después, en 1071, en el monasterio de San Juan de La Peña (Huesca).

En el reino Castellano-Leonés hubo mayor resistencia para adoptar la nueva liturgia, pero un hecho político importante ayudó a inclinar la balanza a favor de la liturgia y el canto Gregoriano: la boda de  Alfonso VI con Constanza, hija del Duque de Borgoña, supuso una presión importante para  implantar el rito romano. Iglesias y monasterios se repoblarán por monjes y clérigos francos de diversas congregaciones monásticas, principalmente de Cluny, las cuáles impondrán la estructura del canto Gregoriano, apartando la práctica litúrgica Hispánica tradicional.

1.    1.3     Cataluña es la primera región hispana que adopta el rito romano y donde aparecerán los primeros códices gregorianos. Mientras que durante los primeros años de la implantación gregoriana, en Castilla y León se utilizaron libros traídos de Francia. Después, los propios repobladores extranjeros de los monasterios hicieron las primeras copias, como el SACRAMENTARIO del monasterio de Sahagún, que se conserva en la Biblioteca Nacional.

Al introducirse en España el canto gregoriano también se filtraron determinadas formas poético-musicales.

Con la llegada a España de la reforma cisterciense y de las nuevas órdenes religiosas, especialmente de las mendicantes, a lo largo del siglo XII y XIII, llegó también una manera más sobria de canto litúrgico, acorde con los postulados del mundo gótico, como se pone de manifiesto en el códice Calixtino.

1.   1.4    El Gregoriano en los códices impresos

      Los primeros impresos musicales aparecen en España quince años después de la llegada de la imprenta a la Península Ibérica.

      En los siglos siguientes, por efecto de la crisis económica y porque la unificación en materia litúrgica auspiciada por el concilio de Trento se había llevado a cabo, la producción se reduce considerablemente. Sólo en el XVIII hay un leve resurgir en Madrid (imprenta de Ibarra) para después en XIX, volver a decaer.

Volver al principio

 

CARACTERISTICAS GENERALES

Desde su nacimiento, la música cristiana fue una oración cantada, que debía realizarse no de manera puramente material, sino con devoción, o como lo decía San Pablo "cantando a Dios en vuestro corazón". El Texto es pues la razón de ser del Canto Gregoriano. En realidad el canto del texto se basa en el principio de que -según San Agustín - "el que canta ora dos veces".  El Canto Gregoriano jamás podrá entenderse sin el texto el cual tiene prelación sobre la melodía y es el que le da sentido a ésta. Por lo tanto, al interpretar el Canto Gregoriano, los cantores deben haber entendido muy bien el sentido del texto. En consecuencia, cualquier impostación de voz de tipo operático en que se intente el lucimiento del o los intérpretes debe ser evitada.

El Canto Gregoriano es una monodia religiosa (una melodía) en latín, que en general va por grados conjuntos

Es música Vocal , esto es, que se canta a “capella” sin acompañamiento de instrumentos. 

Se canta al unísono -una sola nota a la vez- lo cual quiere decir que todos los cantores entonan la misma melodía. A esta manera de canto se le denomina Monodia. Muchos autores afirman que no debería admitirse el canto de coro mixto por cuanto se estaría interpretando a dos voces en octava. Sin embargo, teniendo en cuenta que tanto hombres como mujeres como niños deben tener igual oportunidad de participar en la Liturgia, recomiendan que, para no romper este principio de la Monodia, lo hagan en forma alternada.

Se canta con ritmo libre, según el desarrollo del texto literario y no con esquemas medidos, como podrían ser los de una marcha, una danza, una sinfonía.

Su melodía es silábica si a cada sílaba del texto corresponde un sonido y es melismática cuando a una sílaba corresponden varios sonidos.

Son textos latinos que fueron tomados de los Salmos y otros libros del Antiguo Testamento; provienen de los Evangelios y otros son de inspiración propia, generalmente anónima. Sin embargo existen algunas piezas litúrgicas en lengua griega: Kyrie eleisson, Agios o Théos (Liturgia del Viernes Santo)...

Escritura: El Canto Gregoriano está escrito sobre tetragramas, es decir sobre 4 líneas, a diferencia del pentagrama de la música actual. Sus notas se denominan punto cuadrado (punctum quadratum) o virgas si aparecen individualmente, o neumas si aparecen agrupadas; tienen igual valor en cuanto a su duración a excepción de las que tienen episema horizontal, la nota precedente al quilisma y la segunda nota del Sálicus cuya duración se prolonga ligeramente más con un sentido expresivo, y las notas que llevan punto, el cual tiene la duración de una nota simple.

 

Volver al principio

 

EL ESCENARIO

Ya se dijo anteriormente que el Canto Gregoriano nació para ser interpretado dentro de la Liturgia de la Iglesia. Por tanto es la Liturgia, el escenario natural.

3.1. La Misa: En la celebración de la Eucaristía existen dos grupos principales de piezas:

a) El Ordinario: Está compuesto por textos que se repiten en todas las Misas.

·        Kyrie Eleison

·        Gloria in excelsis Deo

·        Credo

·        Santo y Benedictus

·        Agnus Dei

b) El Propio: Está constituido por piezas que se cantan según el tiempo litúrgico o según la fiesta que se celebra.

·        Intróito: canto de entrada para iniciar la celebración

·        Gradual o Aleluya o Tracto: después de las lecturas

·        Ofertorio para acompañar la procesión de las ofrendas

·        Comunión

c) Además de estos dos grupos de piezas, existen otras que se cantan como recitativos con algunas inflexiones (cantillatio): tales son las oraciones, las lecturas, el prefacio y la oración eucarística, el Padre Nuestro. Eran piezas que por su sencillez   podían ser ejecutadas por el celebrante o por personas que no requerían de especiales habilidades para el canto.

3.2. El Oficio Divino: En los Monasterios, los monjes hacían una pausa en sus labores y se reunían regularmente a determinadas horas del día para hacer su oración.

·        Maitines: Plegaria de Vigilia

·        Laudes: plegaria de la mañana

·        Prima

·        Tertia: 9 AM

·        Sexta: 12 M

·        Nona: 3 PM

·        Vísperas: 6 PM

·        Completas: antes de ir al descanso

El repertorio de cantos para el Oficio Divino consta de:

El canto de los salmos

Simples recitativos -cantillatio- de lecturas y  oraciones.

Antífonas de invitatorio

Himnos

Antífonas cantadas antes y después de los salmos.

Responsorios

Te Deum

Cantos del Antiguo y del Nuevo Testamento (Benedictus, Magnificat, Nunc Dimittis)

 

3.3.- Otros cantos:

·        Tropos: Textos intercalados a plegarias oficiales

·        Algunas melodías adornadas con variados melismas que se añadieron al Aleluya.

·        Secuencias: Ejemplos: Secuencia de Pascua, Secuencia de difuntos...

·        Cantos procesionales: Procesión de Ramos, Procesión al Sepulcro, Procesión con el Santísimo Sacramento, etc.

 Los textos había que encomendarlos a la memoria de los cantores, quienes no tenían ayudas musicales, excepto algunas marcas sobre el texto que indicaban simplemente cuándo la melodía subía o bajaba.

Por supuesto, la conservación de los cantos encomendada únicamente a la buena memoria, hacía que se encontraran en peligro de desaparecer.

Inicialmente la notación musical servía como ayuda-a-la-memoria para quien ya tenía una idea acerca de cómo debía sonar. No se pretendía que la Notación fuera "científicamente" precisa. El concepto de que se puede cantar una melodía solo leyendo correctamente la música (sin necesidad de haberla escuchado anteriormente) es algo relativamente muy nuevo.

Los ejemplos más antiguos de notación musical en la Europa Occidental fueron escritos más como anotaciones para los textos que se cantaban.

De otra parte, se trataba de una notación cuya finalidad era más la de indicar el carácter expresivo para resaltar las sutilezas de la expresión vocal que la de indicar la altura de las notas melódicas. (actualmente se está desarrollando mucha investigación por parte de los musicólogos especialistas en la música Medieval).

Guido D'Arezzo Guido d'Arezzo (Italia 990 - 1050), monje Benedictino, encontró la solución: a partir del himno de las Vísperas de la fiesta de S. Juan Bautista organizó lo que sería más tarde la escala: UT queant laxis REsonare fibris MIra gestorum FAmuli tuorum, SOLve polluti LAbii reatum, Sancte Ioannes (SI). (Ver partitura)

Inventó el Tetragrama —cuatro líneas—; de ellas, una linea amarilla sería UT (posteriormente se convirtió en DO) y una linea roja indicaría FA; esto daría origen más tarde a la noción de las Claves.

 

 

 

 

Volver al principio

 

LA ESCRITURA

4.1 La extensión

La altura de los sonidos está indicada por la ubicación de las notas en el tetragrama, con la posibilidad de usar líneas adicionales inferiores y superiores.

 

4.2 Las claves:

Las claves utilizadas son de DO (C) y FA (F) las cuales pueden estar en segunda, tercera o cuarta línea

4.3 Notas simples

Se presenta aquí , en su orden, la notación primitiva, la notación actual gregoriana, y su equivalente en la notación moderna).

virga.gif (389 bytes)

punctumcuadr.gif (382 bytes)

punctuminclina.gif (383 bytes)

Virga

Punctum Quadratum

Punctum Inclinatum

 

Virga= Vara; Punctum quadratum=punto cuadrado, Punctum inclinatum=punto inclinado.

4.4 Neumas Simples

pes.gif (596 bytes)

clivis.gif (626 bytes)

torculus.gif (717 bytes)

porrectus.gif (641 bytes)

climacus.gif (616 bytes)

scandicus.gif (801 bytes)

salicus.gif (1202 bytes)

Pes, Podatus del Latín pie; Tórculus, del latín torquére=torcer, por su forma quebrada; Porrectus, del Latín porrígere=alargar, por la forma alargada de sus trazos; Clímacus, de clímax=escalera; Scándicus, de scándere=subir; Sálicus de salire=saltar.

 

4.5 Neumas compuestos

Los que se forman por la unión de neumas simples para una sola sílaba

Neuma Compuesto.gif

Neuma Compuesto

 

Los que llevan más notas antes o después y se denominan así.

Flexus: cuando se complementan con notas descendentes

flexus

 

Resupini: cuando se complementan con notas ascendentes

 

Praepunctis o subpunctis según incluyan notas antes o después:

 

 

   4.6 Signos De Pausa.

     Los signos de pausa, originados por la estructura del texto, son:

a) Línea divisoria mínima, que separa los incisos o partes menores en que se divide el texto; no implica respiración.

b) Línea divisoria menor, que separa los miembros de frase. Estos no son más que incisos de mayor amplitud. Casi siempre implica respiración.

c) Línea divisoria mayor que separa las frases: Equivale a un silencio con duración de nota simple y obliga a respirar.

d) Línea divisoria doble, que indica mayor sentido conclusivo o también final de la composición. Equivale a silencio de nota simple, a veces un poco más prolongado.

 

 4.7. Otros signos.

·        Guión:

El guión es un signo que va al final de cada tetragrama, para indicar cuál es la nota inicial del siguiente. También se usa cuando dentro de una misma pieza musical se cambia de clave.

·        Si bemol:

En el Canto Gregoriano solamente existe el SI BEMOL. El bemol afecta no solo al SI que lo lleva sino a los demás que aparezcan después, pero queda destruído por cambio de Palabra, por cualquier línea divisoria o por el becuadro. El SI bemol al pie de la clave permanece durante toda la pieza y sólo lo destruye el becuadro.

 

 

 

4.8 El ritmo.

 

   El ritmo musical es la ordenación de los sonidos con base en la distinción entre aquellos con carácter de impulso, llamados ARSIS, y los que tienen carácter de reposo, llamados TESIS.

Este ordenamiento parte de los conjuntos más pequeños de sonidos y los va relacionando en contextos cada vez más amplios, a través de distintas etapas de síntesis rítmica, en un proceso unificador.

En el canto gregoriano la síntesis se realiza mediante tres etapas, a saber: Ritmos elementales, Grupos y Gran Ritmo.

El ritmo musical es la ordenación de los sonidos con base en la distinción entre aquellos con carácter de impulso, llamados ARSIS, y los que tienen carácter de reposo, llamados TESIS.

Este ordenamiento parte de los conjuntos más pequeños de sonidos y los va relacionando en contextos cada vez más amplios, a través de distintas etapas de síntesis rítmica, en un proceso unificador.

En el canto gregoriano la síntesis se realiza mediante tres etapas, a saber: ritmos elementales, grupos y gran ritmo.

 

4.9 Quironimia. 

La quironimia o quironomía es la utilización de movimientos manuales por parte del director, para significar los elementos rítmicos de la obra musical y sus distintos matices con el fin de lograr la más perfecta interpretación.

La quironimia del canto gregoriano se basa en la marcación de los tiempos compuestos por ser éstos los que dejan percibir con mayor claridad las pulsaciones del movimiento rítmico. (1)

Los dos movimientos fundamentales son los que describen las ársis y las tesis.

El ársis se representa por un movimiento curvo ascendente de izquierda a derecha, y su comienzo coincide exactamente con el del tiempo compuesto.

 El ársis se representa por un movimiento curvo ascendente de izquierda a derecha, y su comienzo coincide exactamente con el del tiempo compuesto.

 La sucesión de tiempos compuestos ársicos se significa por movimientos ondulantes ascendentes en espira:

 La sucesión de tiempos compuestos ársicos se significa por movimientos ondulantes ascendentes en espira:

 

 La sucesión de tiempos compuestos téticos se significa por movimientos ondulantes descendentes:

 

 

4.10 Los Modos.

  El concepto de MODOS en el Canto Gregoriano se aleja mucho del concepto que se tiene en la música moderna.

 

  La escala diatónica única de que se sirve el Canto Gregoriano, es la siguiente:

No todas las melodías recorren esta extensión: algunas se mantienen en la octava inferior (de La a La), otras en la central (de Mi a Mi) y otras en la superior (de Sol a La).

En cada una de estas octavas, los SEMITONOS distan más o menos de la nota final, con lo cual tenemos un elemento fundamental para entender los Modos.

Para los Greco-romanos, la octava que conocemos hoy no existía. Eran más bien dos tetracordos separados o simplemente yuxtapuestos:

Do, re, mi, fa
sol, la, si,do

El Tetracordo es pues considerado como la base modal, el primer elemento completo o núcleo generador de toda la melodía.

tetracordos.gif (1125 bytes)

Igual cosa sucede con el Tetracordo superior.

Téngase en cuenta que, a diferencia de la música actual, en el Canto Gregoriano no existen escalas en las que, al cambiar de una tonalidad a otra, o de un Modo Mayor a un Modo Menor, para que los semitonos queden en el mismo lugar, se acude a los Sostenidos o a los Bemoles.

Ahora bien: estas escalas comprenden una quinta central a partir de la nota tónica, llamada también final, más tres sonidos ya sea en la parte superior, y en este caso se llaman modos auténticos (agudos), o en la parte inferior, y entonces se llaman modos plagales (graves).

Los nombres de estos modos son:

 

Existe una nota Tónica en la cual, si no siempre comienza la melodía, en ella de ordinario termina y descansa.. Como se pudo ver en el cuadro anterior, cuatro podían ser las notas tónicas: Re, Mi, Fa, Sol las cuales están representadas por las notas blancas.

Además, en cada modo hay una nota Dominante, llamada así porque la melodía torna a ésta con relativa frecuencia. Las dominantes son:

MODO

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

DOMINANTE

Re

Fa

Si-Do

La

Do

La

Re

Do

 

Cada uno de estos modos tiene un carácter peculiar, debido a la distinta colocación de los semitonos -como ya se dijo- y por consiguiente un poder expresivo propio.

En consecuencia, los Modos se distinguen por:

su tónica,
su dominante
el ámbito o extensión.

Puede haber modos transportados, combinados y a veces libres.                                            

El modo en que está compuesto un trozo gregoriano se indica con un número puesto antes del primer tetragrama.

El ejemplo muestra que la Antífona está escrita en Modo 8.

 

Cabe anotar, sin embargo, lo siguiente:

La teoría de los 8 modos de la Edad Media fue adaptada al repertorio que ya existía previamente, es decir las piezas gregorianas no fueron creadas teniendo en mente la asignación a un modo determinado. Un serio análisis de las melodías gregorianas, lo mismo que de las ambrosianas, nos hace concluir que no fue el criterio modal ni los principios técnicos los que siguieron los primitivos compositores del Canto Gregoriano, aunque hay que aceptar que en tardías composiciones sí se siguió más o menos esta teoría de los 8 modos.

Dom Gregorio Suñol O.S.B. (1)  anota al respecto:

 

"Hay que reconocer que:

a) En muchísimas piezas la octava es incompleta Ej. Antífona "Dixit Dominus".

b) En el cuarto modo jamás es completa la relación de octava, esto es de SI becuadro inferior a SI becuadro superior, caso que bastaría por sí solo para hacer dudar  de todo el resto de aquella teoría.

c) En la quinta, común a auténticos y plagales, falta muchas veces el intervalo sobre la tónica y, por lo tanto, no puede clasificarse con precisión la modalidad; no distinguiéndose por tanto la tercera menor sol-mi (tercer modo) y fa-re (primer modo).

d) En algunas melodías se descubren retoques de época posterior; por ejemplo, en el tipo de "Proprio filio" (Feria Sexta de Semana Santa)

e) En otras hay que reconocer pasajes, diremos "cromáticos" que no concuerdan con la teoría de la Edad Media arriba expuesta: por ejemplo, en la antífona "Urbs fortitudinis", en la comunión "Passer" y en la "Beatus vir".

f) En muchísimas melodías, la que llaman propia tónica respectiva no aparece más que en la última nota, faltando, por lo tanto,     la pretendida lógica modal; por ejemplo en la antífona "Maria et flumina" de la Epifanía.

g) En no pocas se podría cambiar fácilmente la final sin que sufriese daño el diseño general de la pieza; tal puede verse en la antífona precedente, con relación al otro tipo "In illa dies" del primer domingo de Adviento, en la cual es fácil sustituir el sol por el mi.

h) En cuanto a la Dominante, muchas veces no solo aparece apenas la propia del modo en toda la pieza, o sencillamente está del todo ausente, sino que en cada inciso o miembro de frase se puede observar ser otra la nota central o dominante. Así resulta una modulación continua, contraria a la pretendida unidad modal de la Edad Media."

Más aún: en algunos casos aparecen melodías alteradas a fin de que puedan ser conformadas con la teoría de los ocho modos. Algunas fuentes primitivas contienen antífonas para salmos que no se ajustan al sistema y algunas veces es posible ver que la misma melodía ha sido alterada posteriormente para asegurar su conformidad. Tal es el caso de la antífona "Cantabimus et psallemus virtutes tuas, Domine"

Melodía primitiva: do,do do,si,do,la,SOL,si,la,si,do,la.SOL,la,do,re,si
Melodía tardía:       do,do,do,si,do,la,SOL,si,la,si,do,la,SOL,la,SOL,SOL
La versión tardía ha sido asignada al modo 8 porque termina en SOL mientras que la versión primitiva  termina en SI. (2)

 

Volver al principio

 

LOS MODOS EXPRESAN SENTIMIENTOS

Algunos autores han pretendido asignar a cada Modo características específicas en cuanto al sentido expresivo que los describen. Esta cualidad se ha denominado el "ethos modal"

Guido D'Arezzo dice: "El primero es grave, el segundo triste, el tercero místico, el cuarto armonioso, el quinto alegre, el sexto devoto, el séptimo angélico, el octavo perfecto".

Adán de Fulda los comenta así: "El primer modo se presta a todo sentimiento, el segundo es apto para las cosas tristes, el tercero es vehemente, el cuarto tiene efectos tiernos, el quinto conviene a los alegres, el sexto a los de probada piedad, el séptimo pertenece a la juventud, el octavo a la sabiduría".

Juan de Espinosa, autor del siglo XVI, comenta por su parte: "El I es todo alegre y muy hábil para amansar las pasiones del ánimo...; grave y lloroso es el II, muy apropiado para provocar lágrimas...; el III es muy eficaz para incitar a ira...; mientras que el IV toma en sí toda alegría, incita a los deleites y modera la saña...; el V causa alegría y placer a los que están en tristeza...; lloroso y piadoso es el VI...; placer y tristeza se reúnen en el VII...; por fuerza tiene que ser muy alegre el VIII..." (Tratado de principios, de 1520).

 

Volver al principio

 

VOCABULARIO

Agnus dei: en la liturgia católica de la misa, jaculatoria dirigida a Cristo como Cordero de Dios y que los fieles repiten, después de darse la paz, antes de la comunión.

Alleluya o tracto: conjunto de versículos que se cantan o rezan inmediatamente antes del evangelio en la misa de ciertos días.

Antífonas: breve pasaje, tomado por lo común de la Sagrada Escritura, que se canta o reza antes y después de los salmos y de los cánticos en las horas canónicas, y guarda relación con el oficio propio del día:

Capella: canto a una sóla voz y sin acompañamiento musical

Compás: signo que determina el ritmo en cada composición o parte de ella y las relaciones de valor entre los sonidos

Credo: Oración en la que se contienen los principales artículos de la fé enseñada por los apóstoles

Introito: primeros cánticos del sacerdote en el altar al principio de la misa

Kyrie Eleisson: Texto cantado de origen griego que se repite en todos los oficios religiosos.

Laudas: Plegaria de la mañana.

Maitines: Primera de las horas canónicas que antiguamente se rezaba antes de amanecer

Monodia: Canto a una sola voz

Neuma: notación que se empleaba para escribir la música antes del sistema actual

Notación: Escritura musical

Ofertorio: Parte de la misa, en la cuál, antes de consagrar, ofrece a Dios el sacerdote la hostia y el vino

Prima: una de las siete horas canónicas, que se canta a primera hora de la mañana, después de Laudes

Punctum cuadratum: punto cuadrado o virga. Nota empleada en el Canto Gregoriano

Quironimia: movimientos manuales por parte del director para significar los movimientos rítmicos de la obra musical

Responsorio: ciertas preces y versículos que se dicen en el rezo después de las lecciones en los maitines, y después de las capítulas en otras horas

Te deum: cántico que usa la Iglesia para dar gracias a Dios por algún beneficio

Tetragrama: renglonadura formada por cuatro rectas paralelas y equidistantes, usada en la escritura del canto Gregoriano

Théos: acepción Griega de Dios

Tropos: texto breve con música que, durante la edad media, se añadía al oficio litúrgico y que poco a poco empezó a ser recitado alternativamente por el cantor y el pueblo dando origen al drama litúrgico

Virga: Nota empleada en el Canto Gregoriano

 

Volver al principio